X Triatlón Olímpico Ciudad de Almería 2015

La playa de El Toyo-Retamar donde se nada en el Triatlón de Almería era un infierno el día antes de la prueba. Los vientos huracanados hacían que las palmeras del paseo marítimo se meciesen cual juncos y que las olas del mar rompieran con furia en la orilla, en lo que parecía un estado de la mar de marejada para arriba, por lo menos. 

Triatlon Almeria

Photo by Elena

El X Triatlón Olímpico Ciudad de Almería del domingo 14 de junio no sólo era mi primer triatlón de la temporada, sino que también suponía mi primera prueba de este tipo sobre terreno llano (todos los demás que hice, tanto de carretera como de Cross, fueron con desnivel). Así que acudía con la curiosidad acerca de cómo se comía eso. Y con un mal desayuno que luego me pasaría factura. Pero tampoco tuve oportunidad de desayunar lo habitual, pues a las 6:30 a.m. no había nada abierto, ni el propio hotel ni bar alguno.

Viento en RetamarPor suerte, al tomar la salida temprano (9:00 a.m.) el dios Eolo aún no se había levantado de la cama para tomar su arma. Además, conforme fue pasando la mañana el viento no llegó al nivel del día anterior. De haber persistido con dicha furia, sin duda se habría suspendido el segmento nado. No obstante, la forma en la que las olas habían horadado la orilla, dejando al descubierto enormes piedras, hicieron que el Delegado Técnico cambiara el recorrido del nado, pasando de dos vueltas de 750m cada una a una sola vuelta de 1.500m. De modo que a poco menos de 300 triatletas, descontando algunos que no se presentaron, nos tuvieron allí en la orilla un buen rato aguantando el romper de las olas mientras se daba o no la salida.

Segmento nado Tri. Almeria

Photo by Elena

Para evitar golpes en el nado elegí colocarme estratégicamente a la izquierda de la salida, llegando a la primera boya por la derecha del pelotón y con poca o mínima desviación. Cosa que no fue fácil, pues con las olas la boya se veía a duras penas y la orientación estaba complicada. Como complicado estaba nadar correctamente: la posición hidrodinámica hacía que penetraras en las olas que venían de frente, de modo que ni recobro, ni respiración ni nada de nada. La cosa era sálvese quien pueda y mucho parar para buscar la dichosa boya.

De la primera boya a la segunda estaba igual de mal. Ahora las olas venían de costado y la segunda boya se veía mucho menos, que ya era decir. Hice todo el trayecto completamente en solitario; a mi izquierda, en paralelo a la orilla, había ligeramente por delante un gran grupo mientras que junto a mí no nadaba nadie. ¿Quién iba desviado? Pues tras muchas paradas para intentar visualizar la boya comprobé que eran todos ellos los que se equivocaban de trayecto. Seguía sin poder nadar correctamente, pues las olas atacando de costado hacían te hundieras en el agua más del tiempo deseado. El mareo estaba asegurado, aunque tuve el suficiente cuidado como para no tragar ni una sola bocanada de agua salada.

Segmento Nado Tri. Almeria

Photo by Elena

Tras dejar a izquierda la última boya, visualicé con tranquilidad el arco de salida en la playa y ya puse el turbo. Todo lo que no había podido nadar en los dos tramos anteriores lo hice en este último trayecto, ahora ya con las olas viniendo por popa. Tanto me cebé, adelantando aquí a bastantes competidores, que nada más ponerme de pie en la arena (por fin sano y salvo) noté que no podía andar bien, con los isquiotibiales y gemelos totalmente sobrecargados. Miré el crono y vi unos bonitos 29min., aunque con los estiramientos que intenté y el lento cruzar del arco de control en la playa me ticaron 30:12 y posición parcial 162 en el segmento. Que a la postre sería mi mejor clasificación parcial de la carrera.

La transición era larga: la T1 estaba bastante retirada del agua. Entre el mareo de las olas, el estómago revuelto por no haber hecho bien la digestión del desayuno y el no poder correr por llevar los isquio cargadísimos, la cosa fue bastante lenta. Para colmo, al intentar pararlo el TomTom se quedó bloqueado y ya hice toda la prueba sin reloj ni GPS. Luego comprobé que el chisme había muerto. Se ve que el oleaje no le sentó nada bien. Igual que a los 6 triatletas que no pudieron terminar el segmento nado y tuvieron que ser rescatados.

Segmento bici Tri. Almeria

Photo by Elena

El segmento bici era un circuito de 14km por la misma carretera al que había que dar tres vueltas, aunque no tan llano como yo imaginaba. Y con el viento de costado y de frente según fueras o vinieras de meta. Nada más tomar la bici adelanté a unos cuantos y al poco me vi más solo que la una; nadie por delante, nadie por detrás. De modo que así en solitario, zampándome todo el viento, me hice la primera vuelta completa. Entre mala suerte y error.

Foto de Fotosportmania

Foto de Fotosportmania

Justo al iniciar la segunda vuelta me adelantó un buen grupo con pies ligeros, así que acelero en busca de compañía cogiendo su rueda. De los 5 o 6 se descuelgan al poco la mitad y nos quedamos sólo tres, iniciando colaboración activa para dar relevos. Al rato el ritmo no me parece lo suficiente rápido, así que con un demarraje abandono el trío en busca de un grupo más numeroso que se veía por delante no muy lejos. Tras 5 o 6km a tope de lo que daban mis piernas, compruebo que va a ser imposible que yo solo alcance al grupo de delante, a pesar de haberles recortado la distancia. Me dejo caer un poco y enseguida me alcanzan mis anteriores compañeros, uno de los cuales me dice que no tenía que haber saltado. Efectivamente, fue un error total, pues el desgaste realizado en balde había sido importante.

Transición Triatlón Almería

Photo by Elena

Nos ponemos de nuevo a colaborar los tres y poco a poco vamos alcanzando a varios ciclistas, tan solo uno de los cuales se prestó a colaborar en los relevos, aunque este último no los hacía correctamente. Con algunos arrimados más que no ayudaban nos presentamos en la T2. Llegué con el estómago sin mejorar y con un bonito mareo de mirar nada más que la rueda del que iba delante para controlar que no chocáramos y que el rebufo fuera el correcto. Según mi cuentakm, hice un crono de 1:18:15 para los 43,7km que salieron finalmente, a una media de 33,6km/h. Posición parcial 173. Como me dieron un crono oficial de 1:24:09, empleé seis minutazos en transiciones.

En esta T2 ya no pude tomar ningún gel, que ya no me entraba nada. Prefería flaquear de fuerzas a tener que vomitar. Entre unos mareos y otros un juez me paró en la salida para que me quitara el casco que había olvidado sobre mi cabeza, de modo que tuve que volver a la bici y depositarlo correctamente

Segmento a pie Tri. Almeria

Photo by Elena

Comencé la carrera a pie por el paseo marítimo de Retamar con tranquilidad buscando sensaciones, quizás muy conservador. Así, sin referencias de reloj, hice la primera vuelta. En la segunda mejoré el ritmo y en la tercera aún más, haciendo el último kilómetro el más rápido, aunque seguramente ya un poco tarde. Al ser un circuito de tres vueltas, perdías la referencia de carrera y ya no sabías si los que adelantabas o te adelantaban eran de tu misma vuelta o no. Bueno, a los fieras de cabeza de carrera sí que se les notaba. Alguno sí me dobló y vaya que si se notaba qué ritmo llevaban. Finalicé el segmento con alivio y un tiempo oficial de 43:10, con una distancia que parece claro que era inferior a 10km. Posición parcial 187.

Segmento a pie Tri. Almeria

Photy by Elena

Resultado final del triatlón olímpico: crono oficial de 2:37:31, clasificación general de 174 de 267 que terminan y clasificación 59 de 83 en mi categoría. Un crono rondando lo esperado, aunque una clasificación discreta. Normal, con toda la tropa de élite que participaba. Las sensaciones buenas aunque no espectaculares. Satisfecho con el difícil nado, no mucho con la carrera a pie, y esperando algo más de la bici. Normal todo, teniendo en cuenta que era el primer triatlón del año (el primero de nueve, espero), con poco entrenamiento acumulado y el objetivo puesto en el mes de octubre; lejos aún, por tanto, del pico de forma de la temporada. Las enseñanzas, por otro lado, muy buenas en un triatlón con drafting totalmente novedoso para mí: cómo hay que desenvolverse con fuerte oleaje, cómo hay que orientarse en estas condiciones de nado (cosa que hice bastante bien), cómo hay que rodar en la bici a rueda sin hacer tonterías que te hagan perder energías sin rédito alguno, y cómo hay que desayunar correctamente para que luego no te siente mal.

Por lo demás, otra bonita y agradable experiencia en una prueba que no conocía, con buena organización. La bolsa del corredor escasa aunque con una bonita camiseta, y los bocatas de meta se quedaron muy cortos de contenido. Coincidí además con mi colega trientrenador Héctor, que osó ganarme el muy fiera, así como otros superclase como Pedro Lumbreras y Javi Herrera. También hubo por allí compañeros conocidos como Francisco. Y cómo no, mi equipo de asistencia, animación y fotografía: mi Elena y mi Pancho. Con los que luego pasé una semana de lujo en ese paraíso que es Cabo de Gata, provincia de Almería

Toda la info en la web de la FATRI y en la web del Triatlón de Almería.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s